Cataluña: ¿Es o no es España?

Para unos, los otros están equivocados. Para los otros, los unos están equivocados. ¿Pueden estar los dos equivocados?

Está ocupando todas las portadas pero todavía nadie ha ideado una solución que satisfaga a todos. ¿Por qué?

A estas alturas del desafío independentista, creo que éste no necesita explicación, ya que los medios de comunicación nos informan con su seguimiento del procés durante las 24 horas del día y con un desligue digno de las mejores investigaciones. Ya sea siguiendo a Puigdemont y sus exconsellers por Bruselas, dando noticias de los encarcelados, usando hasta sus tweets como titulares o mostrando “nuevas” noticias acerca del desafío.

El tema Catalán parece interminable. Ni siquiera los Paradise Papers han logrado desviar la atención de los medios, que han visto en Cataluña una oportunidad perfecta de ganar audiencia, como se está viendo en el que denominaremos “Fenómeno LaSexta”. Y es que la segunda cadena de Atresmedia, ha obtenido con sus especiales con Ferreras audiencias jamás imaginadas para otras cadenas que no fueran las tres grandes.

En cuanto al titular de este articulo, “Cataluña: ¿Es o no es España?”, pues técnicamente Cataluña es España. Forma parte de los más de 505 mil km² que conforman el país Ibérico, pero el sentimiento no puede medirse en kilómetros.

Por mucho que se intente “controlar” a esa denominada minoría independentista, no se podrá acabar con el problema, y es que con la fuerza sólo se crean más ciudadanos a favor del movimiento y contrarios a los que los “reprimen”.

Es difícil encontrar una solución a un sentimiento que se remonta tantos años atrás, pero tal vez debemos dejar de hacer lo que creen que les da la razón.

Los líderes secesionistas han establecido que la independencia es igual a democracia, pero una vez más los políticos se olvidan de los que no les han votado, aquellos que no piensan igual y para los que, se supone, que también gobiernan. Porque no nos engañemos, que un partido político tenga mayoría absoluta no significa ni que tenga la mayor parte de los votos, ni que el resto de ciudadanos que han votado a otros no sean tan importantes como los que sí. Y es que hace mucho que no se aprueba una ley por unanimidad en el Congreso de los Diputados. ¿De verdad es tan difícil llegar a un punto medio entre todos? La respuesta a esta pregunta sólo puede estar en la mente de cada uno.

Pero entonces, ¿Pueden estar ambos bandos equivocados? Por supuesto que sí. Y es que la vida no es blanca o negra, existen millones de colores entre ambos, pero sólo se centran en su color, o el blanco o el negro. No parece que ninguno esté dispuesto a ceder, porque no están pensando en que sus sueldos los pagan todos los ciudadanos, tanto si les han dado su apoyo como si no.

Escuchen al pueblo al que gobiernan, por favor.

0 Comentarios

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: